+54 (0341) 437 5647 consultas@drcarlosarce.com.ar

Tratamientos láser

Laserlipolisis, un sistema revolucionario para la modelación corporal: Ahora es posible terminar con esos antipáticos rollitos, que no desaparecen ni con dietas ni con gimnasia con un revolucionario sistema, la Laserlipolisis. Se trata de un procedimiento ideal para reducir grasas localizadas en abdomen, cintura, brazos, papada o glúteos, si bien no es apto en casos de obesidad. La Laserlipolisis es una técnica de última generación -luego de la liposucción- que trabaja con el rayo láser que disuelve el tejido adiposo.

¿Quiénes son los candidatos? Tanto hombres como mujeres que desean verse bien frente al espejo y frente a los demás.

Muchas mujeres jóvenes suelen acumular grasa en la zona de las caderas, muslo externo (pantalón de montar), entrepierna, rodillas, papada etc., mientras que en las premenopáusicas y menopáusica la grasa se incrementa en el abdomen, la cintura, espalda y brazos. Un grupo especial lo constituyen aquellas que sufren modificaciones corporales después del embarazo.

En los hombres, lo más frecuente es que las adiposidades se fijen en el abdomen y la cintura -formando el famoso «salvavidas»- y por delante de los pectorales brindando un aspecto femenino a la zona, científicamente se denomina ginecomastia.

¿Cómo funciona el tratamiento con laserlipolisis? Recibe el nombre de Laserlipolisis porque el cirujano trabaja, como un escultor, con el rayo láser de Diodo (equipo Synus Novadiode) que disuelve selectivamente la grasa en la zona a tratar, convirtiéndola en una emulsión oleosa (aceite) que el organismo se encarga de eliminar por vías naturales. Decimos «selectivamente» porque trabaja solo sobre el tejido adiposo sin dañar otros tejidos. Mediante este procedimiento es posible, en una sola sesión, tratar diferentes áreas en forma simultánea.

Hay un mayor control de la zona a tratar porque además de la sensación táctil, el cirujano trabaja con transiluminación (iluminación a través de la piel) utilizando una luz de Helio-Neon que permite controlar donde esta actuando el láser.

Se utiliza Anestesia Local Tumescente: se diluye el anestésico local, lidocaína, en grandes volúmenes de suero estéril, utilizándose para cada procedimiento el volumen justo y necesario que otorga al paciente una confortable analgesia durante la operación.

Es una intervención ambulatoria: luego de un par de horas de reposo es posible volver a casa.

El día después de un tratamiento con laserlipolisis: La Laserlipolisis, en combinación con la Anestesia Local Tumescente, produce menos moretones y pérdida de sangre, por lo tanto la recuperación es más segura y confortable. Con esto queremos decir que es un procedimiento mucho menos agresivo que la lipoaspiración, la liposucción o la lipoescultura.

Al día siguiente es posible retomar una actividad moderada tanto encasa como en el trabajo, evitando la gimnasia aeróbica durante los primeros diez días.

Después de la cirugía hay que usar una faja para modelar y comprimir la zona tratada. Durante la primera semana es necesario llevarla en forma intensiva, y luego solo durante el día durante un mes.

La Laserlipolisis en el mundo: Este novedoso procedimiento fue presentado en numerosos congresos nacionales e internacionales y se realiza exitosamente no solo en nuestro país sino también en Alemania, Austria y Brasil.

Por otra parte, en el año 2006, la Smart Lipo -el nombre que los norteamericanos dan a la Laserlipolisis- fue aprobada en los Estados Unidos por la Food and Drug Administration (FDA), entidad que pertenece al Departamento de Sanidad y Servicios Humanos de ese país, que es responsable de garantizar la seguridad y eficacia de los fármacos, agentes biológicos, vacunas y aparatos médicos.

El fundamento en el tratamiento láser de la cicatriz hipertrófica de tipo queloide, está dado por la hipervascularidad y neovascularización que se encuentra en su conformación. Estos factores persisten aún después de su resección quirúrgica. El láser para el tratamiento de queloides, actúa de dos maneras. La dermoabrasión superficial, elimina una porción hipertrófica de la cicatriz. En profundidad, restringe la circulación en los vasos que la nutren y estimula la producción de colágeno, disminuyendo la tensión. La termoanalgesia por frío es la indicada, y se puede complementar con anestésicos tópicos en gel o crema.

En la depilación, el elemento dominante que absorbe la luz láser es la melanina. En el caso de pelos marrones y negros hay suficiente melanina en la matriz y en el epitelio folicular para actuar como cromóforo de absorción de la luz.

Se debe atacar el folículo piloso con el Synus Novadiode 30 de 2 maneras:

Dañando las células que se encuentran en la parte exterior de la raíz del pelo, aproximadamente 1mm por debajo de la superficie de la piel.

Dañando la papila dérmica localizada en la parte más profunda del folículo que varía con el ciclo de crecimiento del pelo.

Las aplicaciones deben efectuarse cada 45 a 60 días para contar con la mayor cantidad de pelo en fase anágena (activos).

La energía láser es selectivamente absorbida por la melanina causando daño térmico al bulbo y al folículo piloso. El folículo atacado por el láser se destruye totalmente. Debido a que hay otros folículos periféricos adormecidos que en un segundo tiempo cumplirán su proceso evolutivo, concluiremos en que el resultado será un retardo en el crecimiento, acompañado de un importante debilitamiento del nuevo pelo.

La longitud de onda ideal para este fin puede estar entre los 700 y 1000 nm siempre y cuando conserve los parámetros que se describen más abajo. El Synus Novadiode 30 emite en una longitud de onda de 810nm ó 980nm (+/- 5 nm).

El ancho de pulso es un parámetro muy importante a tener en cuenta en la utilización del láser para tener éxito y no causar daño epidérmico. La duración del pulso óptima es aproximada al TRT (Tiempo de Relajación Térmica) del folículo piloso. El TRT es definido como el tiempo necesario de un objeto para enfriar a la mitad la temperatura alcanzada inmediatamente después de la exposición láser. Pulsos de láser menores o más cortos que el TRT causan un calentamiento insuficiente en las estructuras a irradiar y pulsos más largos que el TRT pueden causar un daño no selectivo a la dermis aledaña.

Se necesitan seis sesiones para una eliminación del pelo en el área tratada. Para evitar lesiones, es imperativo enfriar la epidermis, manteniendo el objetivo a una temperatura fisiológica. El enfriamiento previo y posterior al tratamiento láser, también actúa como analgésico, colaborando así a que las sesiones sean confortables.

Generación de nuevo colágeno. Está probado que la luz infrarroja del rango de 800 a 1000 nm interactúa con el colágeno y la elastina favoreciendo la formación de fibras nuevas. Además, como consecuencia de este proceso, se produce una retracción del tejido que mejorará la textura de la piel en las zonas tratadas. Las sesiones pueden repetirse con frecuencia ya que al no haber daño epidérmico, no hay que esperar a que caigan costras. Siempre utilizar frío antes y después. No usar en pacientes bronceados.

Tratamiento del acné activo y de la secuela cicatrizal:

Al tratarse de dos estructuras biológicas de distinta respuesta, en una misma área de tratamiento, merecen una técnica especial. Al entrar selectivamente en profundidad dentro de la dermis, el láser actúa sobre las glándulas sebáceas. Como producto de dicha acción, producirá menos óleo minimizando así el acné activo. Hay que tener en cuenta la hiperpigmentación de la piel que recubre el folículo, realizando un disparo puntual. Para el tratamiento de su secuela cicatrizal, se trabajará en la regeneración del colágeno en profundidad, atenuando la fibrosis y llevando el espesor de la piel a un nivel normal. Siempre aplicar de frío antes y después.

El Synus Novadiode 30, por su longitud de onda, tiene afinidad por los pigmentos oscuros. Combinando un ancho de pulso suficientemente largo para interactuar con el objetivo y suficientemente corto para no dañar la epidermis, junto a la potencia ideal, la luz del Novadiode 30 se absorbe en el pigmento de las hiperpigmentaciones antiestéticas como así también en los tatuajes de color oscuro. Antes y después del tratamiento realizar termoanalgesia por frío, y complementar con anestésicos tópicos en gel o crema.

Las lesiones vasculares tanto como las lesiones pigmentadas que a priori son consideradas problemas estéticos, causan un profundo efecto negativo en las personas de ambos sexos.

El láser es una herramienta de alta precisión que elimina estos problemas antiestéticos minimizando los efectos secundarios.

La energía del láser penetra en la piel hacia las capas más profundas, hasta unos 3 mm por debajo de la epidermis y, merced a su software especialmente diseñado, posee flexibilidad para seleccionar la dosis apropiada para cada tratamiento. Esta surge de la combinación de un pulso tan largo para coagular con otro lo suficientemente corto para no dañar la epidermis. Todo esto sumado a la potencia ideal. La dosis que penetra en el tejido subcutáneo con poca dispersión, permite el calentamiento efectivo de la lesión, trabajando bajo el principio de fototermolisis selectiva.

Por su longitud de onda, la luz láser del Synus Novadiode es absorbida y coagula las telangiectasias y otras lesiones vasculares de tono oscuro. El Synus Novadiode tiene una excelente absorción en la hemoglobina, lo que asegura una perfecta interacción con los vasos sanguíneos. El uso de enfriamiento previo y posterior al tratamiento es sumamente importante para proteger la epidermis de daños térmicos, y como analgésico.

Pertenecen al grupo de las lesiones vasculares de la piel, y se manifiestan de distintas formas. Todos tienen tratamiento con láser. En algunos casos el tratamiento transdérmico debe complementarse con el percutáneo.

En el caso del Angioma Cavernoso, la superficie tratada, en un principio, puede no quedar homogénea debido a que los lagos venosos se obliteran en forma despareja. Esta superficie se irá emparejando con el correr de los días. Las aplicaciones se realizarán con intervalos de 48 a 72 hs. para establecer un patrón de cicatrización que fibrose y regenere la piel simultáneamente.

Debido a la característica de hiper y neo vascularización de la piel angiomatosa, ésta puede generar una cicatrización de tipo hipertrófica que será tratada luego como tal.

En el caso de los angiomas planos, la efectividad es de un 100% en sesiones sucesivas, independientemente de su extensión.

La termoanalgesia por frío es la indicada, aunque en algunos casos se complementará con anestésicos tópicos en gel o crema.

Cerrar menú